jueves, 17 de noviembre de 2011

CAOS VI.

Y vió como su feroz enemigo empezaba a tornarse débil por momentos, a empequeñecer en su triste figura, a debilitarse con cada movimiento que hacía. Sus gestos de superioridad dejaron paso a un miedo atroz, palpable en su semblante.

Él, sin embargo, volvía sus movimientos más ágiles y poderosos al compás del ritmo que marcaba su confianza en si mismo. Se dio cuenta que para vencer debía creer, para triunfar no sólo en ese terrible combate, sino siempre, debía saber que era capaz de todo.

Y así fue como con dos rápidos movimientos acompasados de su cadera y su muñeca logró desarmar y ejecutar a su rival, que se había convertido en víctima. Un grito fantasmal y ensordecedor fueron la antesala de su victoria, una victoria que no hubiese sido posible sin la voz que le dio ánimos en todo momento. Sin aquella voz que le ayudó a salvar la vida cuando todo estaba perdido... esa voz...

martes, 15 de noviembre de 2011

CAOS V.

Perdió la noción del espacio y el tiempo, quedó tendido boca abajo y notaba como la sangre impregnaba la ropa...

Sin embargo, no podía soltar el florete. Algo dentro de él le impedía abrir su mano derecha y dejar caer el arma. Una voz le llamaba... la notaba cercana y a la vez confusa... sólo llegaba a oír como suspiraba su nombre... Una y otra vez le animaba, no entendía sus palabras pero si sabía que no le dejaba rendirse...

Se levantó con dificultad, ante la incredulidad de su adversario que lo daba por derrotado. Le apuntó amenazante con la punta de la espada y le espetó un firme "En guardia..."

domingo, 13 de noviembre de 2011

Mientras hay vida...

Podría enumerar sus numerosos títulos, su portentosa capacidad muscular, su increible Drive liftado o su magnífica habilidad para subir a la red.
Pero, ¿que es lo que de verdad convierte a Roger Federer en un campeón?, ¿que diferencia hay entre él y Novak Djokovic, Andy Murray o Thomas Berdych? ¿Cómo es posible que siga entre los mejores del mundo a sus 29 años?
Se llama confianza. Seguridad en si mismo. Fortaleza mental.
Si Federer quisiera, podría estar jugando hasta que se cansase de ganar, hasta que se aburriese. Aunque las piernas pesan mucho, sigue destacando por su convicción. Subid un momento, ¿Qué veis? ¿Preocupación por saber donde va a caer la bola? No. Él ya sabe donde va a caer la bola, y posiblemente ya esté pensando no en el próximo golpe, sino en el siguiente.
¿Pero quién es Roger Federer?, ¿Iron Man?, ¿Superman?, ¿El Increíble Hulk?... Ni mucho menos.
Es una persona normal y corriente. Volvamos a mirar, ¿Lleva capa?, ¿Es de titanio?, ¿Es verde?...
Es de carne y hueso, de tez morena, y lo único "fuera de lo normal" en su vestimenta es la cinta de la cabeza.
Es obvio, pero con esto quiero decir, que si él puede hacerlo, ¿Porque no tú?.
Si él cree que puede ganar, y lo consigue, ¿Por que no puedes tú conquistar a la chica que te gusta?, ¿Por que no puedes tú ser bueno en un deporte?, ¿Por que no puedes tú vencer tus miedos?, ¿Por que no puedes tú alcanzar tus sueños, en definitiva?
La respuesta es clara y contundente, no crees en ti.
Cree, Believes, Acredita, Croit, Crede, Glaubt, Cчитает, クリー語, 克里, Κρι...
¿En cuantos más idiomas te lo tengo que decir?
¿No eres lo suficientemente buen@? MENTIRA. Quita de en medio los miedos y cómete el mundo. Es más fácil de lo que crees. Persigue tus sueños, y si no lo consigues, levántate, quítate el polvo y sigue adelante, las piedras hacen el camino.
No te rindas, es la enseñanza que aprendí, mientras hay vida... hay esperanza.

Gracias a los dos o tres que me hayan leido. Un fuerte abrazo. Ciao! :)

CAOS IV.

La sangre resbalaba por sus manos, con las que oprimía la herida que acababa de recibir. Miles de recuerdos y sensaciones se dieron lugar en su cabeza y una imagen muy nítida vino a su mente:

Ella. Ella y su largo cabello rizado. Ella y su divina figura. Ella y su brillante sonrisa. Ella y su idílica mirada. Ella y su mortal indiferencia...

Entonces se dio cuenta, quizás no merecía la pena resistir y seguir luchando. Aquello que amaba estaba fuera de su alcance. ¿Qué motivos habría pues, para continuar con vida?...

Un ruido sordo acompañó el movimiento con el que quedó tendido en el suelo y su sangre se extendió por el suelo. Una risa placentera y estridente envolvió la sala al momento...

lunes, 7 de noviembre de 2011

Alto.

<<Está frío... siento como se interna en mi pecho, buscando el corazón para morderlo otra vez. Lleva unos días rondando por mi cuerpo, tanteando el terreno, lanzando dentelladas sobre el órgano que hace que la sangre fluya por mis venas... Es una sensación horrible, saber y no poder, poder y temer o no temer y sufrir. Dicen que los señores feudales de Mainz se hacían una marca a fuego en el brazo por cada soldado al que se veían obligados a abandonar, proporcionar una muerte rápida debido a las heridas, o era apresado por el enemigo y abandonado a su suerte... una decisión difícil para ellos, que pagaban voluntariamente el precio de la sangre por la pérdida de sus hombres. Éste debe ser mi precio, el dolor por saber que de mi mano penden dos vidas, que quieren lo mismo y no pueden tenerlo a la vez. Por cada día que pasa y no hago nada, la bestia se acerca un poco más y muerde más fuerte... pero si decidiera hacerlo, las dentelladas serían casi mortales. Y, lo peor, es que la decisión que debo tomar es si arrebatar la vida a uno, y dársela al otro. Los tambores suenan, los acompañan las trompetas y las voces alborotadas. Se nota el ambiente festivo. Hoy se celebrará una gran fiesta, para todos menos para mi, y para uno de los dos condenados, que tantos momentos de mi infancia coparon y disfrutaron conmigo. Uno morirá, y el otro vivirá. Pero el precio de mi decisión sólo está empezando a cobrarse, todavía queda mucho más que pagar. >>

-Que pare la música, debo dar mi veredicto-

La sala al completo cesó en su actividad, y los dos reos escucharon con atención lo que tenía que decir su monarca, el Rey Constantino II. La decisión estaba tomada.

CAOS III.

-¡Eres lento!

Las estocadas se sucedían. Una y otra vez intentaba alcanzar a su rival que, como si de un juego se tratara, se reía y bailaba por la sala haciendo danzar su larga capa negra al compás del sonido de un gramófono.

-¿No sabes hacer nada más...?

La saña con las que pronunciaba sus constantes burlas disminuyó de repente cuando observó de cerca la mirada de su adversario. El joven lleno de vida contra el que empezó la pelea había desaparecido. Ahora veía a un hombre con la mirada vacía y una media sonrisa lastimera, como la del reo que espera paciente en el patíbulo a que el verdugo acabe con su vida haciendo caer el hacha. Un chasqueo de lengua precedió a lo que parecía una condena a muerte:

-Pensaba que darías más juego, pero en fin...

Apenas había acabado de pronunciar estas palabras cuando lanzó una estocada al estómago de su adversario, que se tambaleó y cayó al suelo de rodillas...

miércoles, 26 de octubre de 2011

CAOS II.

-¿Otra vez tu? Vamos, payaso, ¿Acaso quieres que te mate?
-Quizás sea la única solución. Uno de los dos tendrá que morir, y, si soy yo y así se termina con el problema, bienvenida sea la Muerte.
-¿Acaso crees que puedes batirte en duelo conmigo y vencerme? Al final va a resultar que eres realmente estúpido.
-O me das muerte, o te bates conmigo, y no pienso irme hasta que una de las dos cosas haya ocurrido.
-¿Matarte ya? Sería demasiado aburrido, me atrae más la segunda opción.
-Pues adelante entonces, deja de martirizarme y acabemos de una vez.

lunes, 24 de octubre de 2011

CAOS I.

Lo que os presento a continuación es una mini-serie de seis capítulos que escribí hace un tiempo y que me gustó en especial (Nunca sabré porqué). Éste es el primer capítulo, los otros cinco llegarán cuando sea oportuno :)


-Eres estúpido, eres inútil, no causas más que daño, ni siquiera sabes que vas a hacer con tu vida... te mereces desaparecer para siempre.
-No! Lucharé, soy valiente, no dejaré que me venzas!
-No me hagas reír, ya te he vencido. No eres más que un cobarde, sigue creyendo que eres alguien. Jamás serás importante para nadie.
-Mientes... soy buena persona, soy sincero, soy honrado... soy... soy...
-Mírate, estás acabado.

lunes, 17 de octubre de 2011

Oda.

Y, de repente, todo oscuridad.

Recordaba nítidamente cómo había llegado hasta allí, pero apenas recordaba sombras en el lugar de su memoria destinado a los instantes recientes.

El brillo de una espada había delatado la emboscada apenas unos segundos antes de que se produjera, y aún así habían caido sobre ellos con una fiereza identificativa. Todos los cuentos y leyendas que había oído sobre aquellos bárbaros de repente se le antojaron poco equivalentes a la realidad. Eran mucho más grandes que en los cuentos, y en sus ojos se leía su sed de sangre inundando los iris amarillentos. "Su mirada delata que son seres del infierno, las cuencas de sus ojos se llenan de azufre cuando marchan al combate"... Ahora lo entendía. Todos tenían el mismo color de ojos, propios del mismo Lucifer, que horrorizaba a aquellos que se los encontraban de frente.  Apenas iban vestidos con unas pieles que tapaban sus indecencias, se movían encorvados y reían sonoramente cada vez que la sangre les salpicaba la cara. Calculó que eran unos veinte, y aun en esas estaban en desventaja. Ellos eran treinta y cuatro hombres de armas, pero cuando las flechas silbaron y los salvajes cayeron de los árboles los caballos se asustaron y las cabezas rodaron. Él mismo perdió el equilibrio y cayó de su montura cuando una piedra acertó de lleno en su hombro izquierdo. Con sorprendente agilidad esquivó el ataque de una espada, y con otro gesto rápido seccionó el brazo de su atacante a la altura del codo. Se defendía como podía de los continuos ataques que recibía por varios ángulos, hasta que un certero garrotazo impactó en su nuca, provocándole un intenso dolor y la pérdida del conocimiento durante unos minutos. Cuando recuperó la consciencia asistió en primera fila como Derrick, su fiel escudero, era derrotado y asesinado por uno de ellos. Llevaba la piel de la cabeza de un lobo como casco, y blandía una enorme espada con ambas manos. A un grito suyo los salvajes dejaron de saquear los cadáveres para centrarse en él, que jubiloso parecía celebrar el botín que acababan de conquistar.

Y allí se encontraba cuando se levantó con los sentidos aún turbados, y corrió con toda su alma hacia el que parecía líder del grupo, con la espada en la mano derecha. Los movimientos de éste se alejaron de la sorpresa o el miedo, y con firmeza le asestó un golpe en la cabeza con la parte plana del mandoble.

Y, de repente, todo fue oscuridad.

domingo, 18 de septiembre de 2011

El viejo.

Se sentó en el banco de aquél parque, como había hecho los últimos diez años de su vida. Era un parque tranquilo, apenas un par de personas en bicicleta pasaban por allí a esa hora. A las 9:00 A.M. se respiraba una calma propia de el más alejado de los rincones del planeta. El brillo cobrizo que desprendían las hojas de los fresnos, producidas por el reflejo de los rayos del sol, daban un aspecto precioso a aquél lugar sembrado de belleza en esos días de Noviembre...
Se sentó, como acostumbraba, en el tercer banco de aquella larga avenida. Y, como venía haciendo los últimos diez años, se tapó la boca con la mano derecha con gesto pensativo... La echaba de menos, y aunque hubieran pasado diez largos años desde que el cáncer la llevó consigo, no pudo evitar una lágrima que rodó por su mejilla y se perdió en su barbilla. Porque aún la quería lo suficiente como para morir cada vez que ella no despertaba a su lado.

jueves, 15 de septiembre de 2011

¿De que tienes miedo?

Miedo. ¿Quién no lo ha sentido alguna vez? Todos sabemos lo que es. Es un sudor frío... una opresión en el pecho... una respiración agitada...
Pero, ¿a qué le tenemos miedo? le tenemos miedo a cosas tan normales como a las arañas, a las alturas, a las cucarachas... a cosas que no existen como los fantasmas, o los extraterrestres... pero también existen miedos más fuertes, como el miedo a perder a alguien querido, el miedo a la muerte, o el miedo al fracaso.
Estos son los miedos que nos controlan. Los que nos guían. Siempre he pensado que la manera más fácil de dominar a una persona es a través del miedo que puedas causarle. Da miedo y controlarás, siéntelo y serás controlado. Es otro tema interesante, pero hoy me centraré en uno de nuestros miedos más fuertes, y a la vez inútiles:

¿Cuántas veces te ha echado hacia atrás el miedo al fracaso? Sientes que es imposible, y cuando consigues acumular fuerzas, sólo pensar en tu objetivo te derrumba y te echa hacia atrás.
Estoy seguro de que ni siquiera tengo que poner ejemplos, seguro que se os viene a la cabeza algún momento de vuestra vida en el que el miedo os ha atenazado, en el que os ha impedido avanzar.
Me apostaría un dedo a que después os arrepentísteis de no haberlo intentado.

¿Por qué? ¿Por que tanto miedo a intentarlo? ¿Como sabrás si hubiese sido bueno o malo si jamás te atreviste a probar?
Te diré algo que escuché hace poco:
"El fracaso es un privilegio para quiénes tuvieron el valor de intentarlo."
Si te dan a elegir entre hacerlo o no, hazlo. Aunque salga mal aprenderás de la experiencia. Es mejor que seguir sin saber nada.
Inténtalo, tu único enemigo eres tu. Eres el único que puede ponerte límites. Tu conoces tus posibilidades y eres tu única barrera... Supérate, y superarás tus miedos.

Gracias por leerme una vez más. Un fuerte abrazo. Ciao! :)

Bendito Twitter.

Bendito Twitter. Acabo de ver un Tweet de Esteban Granero mencionando un pasaje de una de las grandes obras de la literatura universal: Las desventuras del Joven Werther de Johann Wolfgang von Goethe. Si amigos, no todos los futbolistas son unos niñatos como a veces la gente dice...

La obra (para el que no la conozca) trata sobre Werther, un joven adinerado de ciudad que decide evadirse de su entorno para irse a vivir a un pueblecillo rural. Allí conoce a una muchacha de la que se enamora, pero que está prometida con otro hombre. Werther cuenta su historia de manera epistolar a un amigo de la ciudad, al que escribe asiduamente. El resto de la obra tendréis que descubrirla por vosotros mismos, y os recomiendo que lo hagáis.

El caso es que tras leer el Tweet se me han venido a la mente numerosos momentos en los que esta obra ha estado presente en mi último curso escolar. Desde las clases de literatura universal hasta la Selectividad, no sin antes pasar por las horas de estudio en casa dedicadas al dichoso Werther. Pero sobre todo, se me vienen a la mente grandes momentos pasados en el zulo del departamento de lenguas. Porque, ¿Quién me iba a decir que esas clases serían así? ¿Quién se iba a imaginar que la amistad entre Gilgamesh y Enkidu tendría que ver con la de Torrente y el Cuco? ¿O que Pinocho 3000 fue escrita, dirigida y producida por montones de autores con nombres impronunciables? La primera vez que yo entré a esa clase, no había visto nunca un "Potoma!" y salí de allí habiendo visto incluso un "Potoma! con Parkinson". Durante esos 8 meses he sido un joven enclaustrado en una villa a las afueras de Florencia, Romeo, Fray Lorenzo, Teobaldo, Mercucio, Paris, la criada de Julieta, Werther, el amigo de Werther, Baudelaire, Gregor Samsa, Alexei Ivanovich o Holden Caufield entre otros. Pero sin duda lo que afloró en mayor número de ocasiones fue ese humor inteligente que caracteriza a 7 chavales encerrados en un aula minúscula con una profesora que les da libertad creativa. De ahí salieron chistes horribles, de los de meter en un cofre y tirarlos al mar, y lanzar la llave al contenedor más cercano. Pero sin duda, siempre será recordado aquél, único e irrepetible:

-¡Prado! ¿Te vienes con nosotros a la discoteca el día de la graduación? Si quieres le cambiamos el nombre de Paddock a Praddock para que estés como en casa.-

Jamás se volverá a oir en ese aula algo como eso, porque esos 14 alumnos (Contado al desaparecido en combate A.G.G.) y esa profesora no volverán a poner un pie en ella. Así que, queridos compañeros/as, amigos y amigas, suerte allá donde vayáis.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Bienvenidos :)

Bienvenidos a mi pequeño rincón. Hoy estreno blog en medio de una nube de pensamientos y hechos que me invitan a pensar que, realmente, el mundo no está lleno de personas que no saben el significado de cosas tan importantes como el amor, la responsabilidad o la madurez.

La primera vez que oí la expresión "Estoy flipando en colores en lo alto de la nube de Goku" no llegué a imaginar que algún día me sentiría así. No sabía, por otro lado, que éste asunto puediese tomar tales caminos... pero en fin, no es el tema que nos concierne.

Para lo que estamos aquí hoy es para celebrar la apertura de La Taberna del Noctámbulo, mi blog. No se cuanto me durará, pero espero que los 4 años de Periodismo como mínimo. ¿Por que ese nombre? No lo se, pero me gusta. ¿De que hablaré? De todo un poco, y de diferentes formas. A veces colgaré pequeños relatos, otras veces mi humilde opinión sobre temas de actualidad, alguna que otra reflexión... habrá deporte, moñadas, amor, odio, sentimientos, alguna que otra muerte en los relatos... no creo que sea muy fácil averiguar sobre que escribiré lo siguiente, porque posiblemente ni siquiera yo lo sepa hasta que me siente a escribirlo.

Así que, espero que disfrutéis de aquello que vaya publicando. Y si no lo hacéis, decidmelo y os haré caso omiso ;)

Como única referencia, invito a todos a visitar tanto http://www.semirrectamentehablando.blogspot.com/ como http://www.minimessisyzidanes.blogspot.com/ de dos grandes amigos mios.

Buenas noches!!