miércoles, 9 de mayo de 2012

Días.

Al son de una gran composición. Así es como deberían urdirse todos los grandes planes. 

No puede haber un día tan malo como hoy, ni de lejos. Es uno de esos días en los que no sabes ni porque te levantas. Un día de esos en los que la Ley de Murphy se cumple en todas las extensiones. 

Pero una buena pieza de ese arte musical tan poco apreciado puede ayudarte a encontrar la calma y la estabilidad que necesitas.


Pese a ello, es un día de mierda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario