viernes, 26 de octubre de 2012

27 de Octubre.

Mañana es 27 de Octubre. Dicen las tradiciones de Occidente que cumplo 19 años de vida, y  tengo que celebrarlo por todo lo alto. Montar una fiesta, invitar a mis amigos, recibir felicitaciones y regalos... A mi nunca me ha gustado eso.

Mañana no tengo un año más. Tengo un día más. Un día más de una vida que, madurando, descubres que es una trampa en la que, quieras o no, acabas muriendo. Un camino de penurias que queremos decorar constantemente para evitarnos daño.

Puede ser que olvidarnos de este camino sea el motivo por el que celebramos los cumpleaños. Olvidar el daño sufrido por un día para congratularnos de que aún nos quedan cosas por las que seguir andando el camino.

¿Sabéis por qué celebro yo mis cumpleaños?

No es por mi. A mi cumplir un año más me da lo mismo. Yo lo celebro por ellos. Porque si demostrar día a día lo importantes que son para mi no es suficiente, ahora tengo un motivo extra para agradecer las cosas que hacen por mi. Podría poner vuestros nombres y apellidos por orden alfabético, pero muy difícilmente podría hacerlo por orden de importancia. Sin embargo, sabéis que no lo voy a hacer, que prefiero que os deis por aludidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario