lunes, 22 de octubre de 2012

Por ti.


Tenerla delante, la tortura más grande habida. Su pelo, sus ojos, su boca, su piel… dime donde están las fuerzas que me faltan para romper todas las barreras. Dime donde está el valor cuando temes a caerte.


Cuando le pides valor a la vida, no te hace valiente. Te da la oportunidad de serlo.

1 comentario: